PREAMBULO  Creemos que la Biblia es inspirada por Dios, la infalible Palabra de Dios. "Toda Escritura es inspirada divinamente y útil para redargüir, para corregir, para instruir en Justicia." (2 Timoteo 3:16).  La Biblia es la única autoridad dada por Dios que el hombre posee, y por lo tanto, toda doctrina, fe, esperanza, y toda instrucción para la Iglesia debe basarse en la Biblia y estar en armonía con ella. Debe ser leída por todos los hombres en cualquier parte, y solamente la pueden entender claramente aquellos que están ungidos con el Espíritu Santa. (1 Juan 2:27).  “Ninguna profecía de la Escritura es de particular interpretación, porque la profecía no fue en los tiempos pasados traída por voluntad humana, sino los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.” (2 Pedro 1:20,21).  UN SOLO DIOS VERDADERO  Creemos en El único Dios viviente, eterno, infinito en poder, santo en naturaleza, atributos y propósitos; y que posee divinidad absoluta e indivisible.  Este Dios verdadero se ha revelado a SÍ mismo como Padre en la creación; Hijo en la redención; y como el Espíritu Santo por emanación.  “El Primer mandamiento de todos es: Oye, Israel, elSeñor nuestro Dios, el Señor uno es.” (Marcos 12:29; Deuteronomio 6:4).    “6 para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.” (I Corintios 8:6)  “Un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.” (Efesios 4:6).  EL HIJO DE DIOS  Creemos que este único Dios verdadero Jehová del Antiguo Testamento, tomó sobre Sí mismo la forma de hombre, se manifestó en la carne, es decir en su hijo Jesucristo, el cual nació de la virgen María. Jesús por parte de su Padre era Divino, por parte de su madre, humano; por eso fue conocido como el Hijo de Dios y también como el Hijo del Hombre. El Apóstol Pablo y Juan lo dicen:  “Y sin contradicción, grande es el misterio de la piedad: Dios ha sido manifestado en carne; ha sido justificado con el Espíritu; ha sido visto de los ángeles; ha sido predicado a los gentiles; ha sido creído en el mundo; ha sido recibido en Gloria”. (I Timoteo 3:16).  “En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. A los suyos vino y los suyos no le recibieron. ” (Juan 1:10, 11).  “Que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.” (II Corintios 5:19).  Creemos que el Padre Jehová del Antiguo Testamento el cual es Espíritu estaba en Cristo, en el velo de Carne, el cual es su cuerpo. Por lo tanto, Jesús en su humanidad era hombre; en su Divinidad era y es Dios. Su carne era el cordero o el sacrificio de Dios. Él es el único mediador entre Dios y el hombre.  “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad.” (Colosenses 2:9).    “Por cuanto agradó al Padre que en Él habitase toda la plenitud (Colosenses 1:19). “Porque hay un Dios, a sí mismo un mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”.  (I Timoteo 2:5).  EL NOMBRE de DIOS  Dios usó diferentes títulos, como se refleja en el idioma Hebreo veamos:   ·        “Yahweh”= Jehova.   ·        “Elohim”= Dios.   ·        “El Shaddai”= Dios Todopoderoso.  Esto mismo sucede con los nombres de Dios en el lenguaje Griego:   ·        “Theos”= Dios,   ·        “Kyrios”= Señor,   ·        “Theos Pantokrator” = Todopoderoso.  Jehová fue el nombre que Dios uso como Redentor de Israel en el Antiguo Testamento. Esto se puede ver cuando Moisés le pregunto a Dios por su nombre, antes de ir a sacar al pueblo de Dios de Egipto.  15 Además dijo Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos. (Éxodo 3:15).  Dios prometió que tomaría un nombre nuevo en su futura manifestación para venir a salvar a todos los pecadores que estábamos perdidos sin Dios.  “Por tanto, mi pueblo sabrá mi nombre por esta causa en aquel día; porque yo mismo que hablo, he aquí estaré presente.” (Isaías 52:6)  “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.” (Isaías 9:6).    Esta profecía de Isaías tuvo su cumplimiento cuando nació el hijo de Dios y se le puso nombre, el cual es sobre todo nombre. Todos deberán reconocer la autoridad de este nombre.  “Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.” (Mateo 1:21).  9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. (Filipenses 2:9-11).  CREACIÓN DEL HOMBRE Y SU CAÍDA  En el principio Dios creó al hombre inocente, puro y santo. El hombre no es el fruto de una Evolución, sino el plan maestro de un Creador (Dios)  por la complejidad de todo lo que el hombre es, un ser único, pensante e inteligente como ningún otro ser.  Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. (Génesis 1:27).    Pero por el pecado de desobediencia, Adán y Eva, los primeros de la raza humana, cayeron de su santo estado, y Dios los expulsó del Edén. Desde entonces por la desobediencia de un hombre, el pecado entró en el mundo y por el pecado la muerte a todos los hombres. Esta muerte no solo es la física sino también la muerte espiritual, o la separación de Dios como se lee en los siguientes versículos.  Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, (Romanos 3:23).  Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. (Romanos 5:12).    ARREPENTIMIENTO Y CONVERSIÓN  El arrepentimiento genuino, confesión y abandono de los pecados es el medio que Dios dio al hombre para volver a entrar en su plan de Salvación. Solo así somos justificados por la fe en el Señor Jesucristo. Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe. (Efesios 2:8-9).  Juan el Bautista predicó el arrepentimiento. Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento. (Mateo 3:8)  Jesús proclamó el Arrepentimiento y el perdón de pecados. y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. (Lucas 24:47).  Los Apóstoles lo enfatizaron tanto a Judíos como a Gentiles. Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. (Hechos 2:38, 17:30).  Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan. (Hechos 17:30).  La palabra “arrepentimiento” viene de varias palabras Griegas que significan cambios de miras y propósitos, cambio de corazón, cambio de mente,  cambio de vida, transformación, etc. Sin Arrepentimiento toda persona se perderá, tal como lo enseno Jesús.  Jesús dijo: “si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. (Lucas 13:3).  BAUTISMOEN AGUA  La manera escritural del bautismo es por inmersión, y es solo para aquellos que se han arrepentido, completamente, apartándose de sus pecados y amor al mundo. Debe ser administrado por un ministro debidamente autorizado (del Evangelio) en obediencia a la Palabra de Dios y en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, de acuerdo con los Hechos de los Apóstoles, pues esta es la obediencia al mandamiento en (Mateo 28:19), de Bautizar en el Nombre NO en los Títulos de Padre, Hijo y Espíritu Santo.  Los Judíos fueron Bautizados en el Nombre de Jesús. Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. (Hechos 2:38).  Los Samaritanos fueron Bautizados en el nombre de Jesús. Porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús. (Hechos 8:16).  Los Gentiles fueron Bautizados en el nombre de Jesús. Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días. (Hechos 10:48).  Discípulos de Juan fueron Bautizados por Pablo en el nombre de Jesús. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. (Hechos 19:5).  EL BAUTISMO DEL ESPÍRITU SANTO  Juan el Bautista lo anuncia en Mateo 3:11 dijo: “El os bautizará en Espíritu Santo y en fuego”.  Jesús lo prometió a sus discípulos en Hechos 1:15 dijo: “Vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo no muchos días después de estos”.  Lucas nos dice que Los Discípulos lo recibieron en Hechos 2:4, “fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas (idiomas), como el Espíritu les daba que hablasen”.  Los términos “bautizar en el Espíritu Santo y en fuego”, y “llenos del Espíritu Santo”, y el “don del Espíritu Santo”, son términos sinónimos usados indistintamente en la Biblia.  Es escritural esperar que todos los que reciben el don, son llenos, o reciben el bautismo del Espíritu Santo, reciban la misma señal física e inicial de hablar en otras lenguas.  El hablar en otras lenguas, como se relata en Hechos 2:4, 10:46, y 19:6, y el don de lenguas como se explica en I de Corintios capítulos 12 y 14, son los mismos en esencia, pero diferentes en uso y propósito.  El Señor por medio del profeta Joel dijo: “derramaré mi Espíritu sobre toda carne…” (Joel 2:28).  Pedro, al explicar esta fenomenal experiencia, dijo: “recibiendo del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado (Jesús) esto que vosotros véis y oís”. (Hechos 2:33). Y más adelante, “para vosotros es la promesa y para vuestros hijos ypara todos los que están lejos para cuantos él Señor nuestro Dios llamare”. (Hechos 2:39).  DOCTRINA FUNDAMENTAL  La doctrina básica y fundamental de esta organización en la que trabajamos para nuestro Dios, será el modelo bíblico de salvación completa, que consiste en arrepentimiento, bautismo en agua por inmersión en el nombre del Señor Jesucristo, y el bautismo del Espíritu Santo con la señal inicial de hablar en otras lenguas como el Espíritu de que se hablen.  Nos esforzamos para guardar la unidad del Espíritu, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe, y al mismo tiempo amonestamos a todos los hermanos a no contender por sus diferentes puntos de vista desuniendo así el cuerpo.  SANIDAD DIVINA  El primer pacto que el Señor (Jehová) hizo con los hijos de Israel, después de haberlos sacado de Egipto, fue un pacto de sanidad. El Señor dijo: “Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios (Jehová – Rapha, el Señor Sana), e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envíe a los Egipcios te enviaré a ti; porque Yo soy Jehová tu Sanador”. (Éxodo 15:26).  En algunas traducciones se lee: “Porque Yo soy Jehová tu médico”, siendo él, nuestro médico o doctor, tenemos el más capacitado de todo el mundo. Nuestro Señor Jesucristo rodeó Galilea, “predicando el Evangelio del Reino, y sanando toda enfermedad, ytoda dolencia en el pueblo”. (Mateo 4:23, 24). “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos” (Hebreos 13:8).  Los sufrimientos vicarios del Señor Jesucristo pagados para la sanidad de nuestros cuerpos fueron los mismos que para la salvación de nuestras almas, porque “por su llaga fuimos nosotros curados”. (Isaías 53:5). En (Mateo 8:17), se lee: “Él mismo tomó nuestras enfermedades y llevó nuestras dolencias”. Véase también (I Pedro 2:24). Por lo anterior vemos que la sanidad divina para el cuerpo está en expiación.  Siendo cierto esto, entonces es para todos los que creen. Jesús dijo hablando a los creyentes: “…sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán”. Más tarde Santiago escribió en su epístola a todas las iglesias: ¿Está alguno entre vosotrosenfermo? Llame a los ancianos de la Iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si estuviere en pecado, le serán perdonados. Confesaos vuestras faltas unos a otros, y rogad los unos por los otros, para que seáis sanos. La oración del justo obrando eficazmente puede mucho” (Santiago 5:14-16).  SACRAMENTO O COMUNIÓN  La noche en que fue entregado el Señor, comió la cena pascual con sus Apóstoles. Después de lo cual instituyó el sacramento. “Y tomando el pan, habiendo dado gracias, partió y les dió, diciendo: Este es mi cuerpo que por vosotros es dado: haced esto en memoria de mí. Así mismo también tomó el vaso, después que hubo cenado, diciendo: Este vaso es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama”. (Lucas 22:19, 20). Pablo instruyó a la iglesia cómo observarla. (I Corintios 11:23-34). Así fue instituido el uso de pan literal y el fruto de la vid, los cuales se toman literalmente, como emblemas de su Cuerpo partido y Su sangre derramada. Hay también un significado espiritual y una bendición al participar del Sacramento.  LAVADO DE PIES  Después que hubieron cenado, leemos: “Se levantó de la mesa, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. Luego puso agua en unlebrillo, ycomenzó a lavar los pies a los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido”. Juan 13:4-5  Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. (Juan 13:14-15).  Este primer ejemplo fue dado por Nuestro Señor, y es una institución divina. Debemos seguir este ejemplo lavándonos los pies los unos a los otros; y esto manifestando el espíritu de humildad.  LA SANTIDAD  Vivir piadosamente debe caracterizar la vida de todo hijo del Señor, y debemos vivir de acuerdo con el modelo y ejemplo dado en la Palabra de Dios. “Porque la gracia de Dios que trae salvación a todos los hombres se manifestó, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo, sobria, justa, y piadosamente”. (Tito 2:11-12). “Porque para esto soisllamados; pues que también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que vosotros sigáis sus pisadas. El cual no hizo pecado; ni fue hallado engaño en su boca; quien cuando le maldecían, no retornaba maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino remitía la causa al que juzga justamente”. (I Pedro 2:21-23).  “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor”. (Hebreos 12:14).  “Sino como aquel que os ha llamado es santo, sed también vosotros santos en toda conversación: Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. Y si invocáis por Padre a aquél que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conversad en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación: Sabiendo que habéis sido rescatados de vuestra vana conversación, la cual recibistéis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata; sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación”. (1 Pedro 1:15-19).  Desaprobamos completamente que nuestro pueblo se mezcle en cualquier actividad que no esté de acuerdo con un buen cristiano y una vida piadosa, tales como teatro, bailes, baños mixtos, corte de cabello en las mujeres, maquillajes y cualquier vestido que inmodestamente exponga el cuerpo. Amonestamos a todos nuestros creyentes que se abstengan de cualquiera de estas prácticas en interés del progreso espiritual y de la pronta venida del Señor, por su Iglesia.  MATRIMONIO Y SEXUALIDAD  Creemos que el término "matrimonio" tiene un solo significado y que es aquella relación aprobada por Dios, que une a un hombre y una mujer exclusiva y únicamente conforme a las Escrituras.  Creemos que Dios estableció la intimidad sexual con la intención que ocurriera solamente entre un hombre y una mujer que estén casados entre ellos. También, creemos que ninguna actividad sexual se debería de llevar acabo fuera del matrimonio.  Creemos que cualquier forma de inmoralidad sexual, tales como adulterio, fornicación, homosexualidad, conducta bisexual, bestialismo, incesto, pornografía o cualquier intento de  cambiar el sexo, o incongruencias en el sexo biológico es pecaminoso y ofensiva a Dios (Romanos 1:24-27; 1 Corintios 6:9; Hebreos 13:4).  Creemos que para preservar la integridad moral y la función de la Iglesia como cuerpo de Cristo en la comunidad y para proveer modelos de conducta en las antes mencionadas, es sumamente importante que todas las personas empleadas por la iglesia a cualquier nivel de servicio o como voluntarios deberán someterse y estar de acuerdo a las creencias descritas acerca del matrimonio y la sexualidad y conducir su conducta de acuerdo a ellas.  Creemos que Dios ofrece redención y restauración a todo aquel que confiesa y abandona su pecado, buscando misericordia y perdón a través de Jesucristo.  Creemos que a cada persona se le debe brindar compasión, amor, bondad, respeto y dignidad. Comportamientos y actitudes como odio y acosamiento dirigidos hacia cualquier individuo debe ser repudiada y no están de acuerdo con las Escrituras, ni la doctrinas de la Iglesia.   LA GRACIA DE DIOS  “Porque la gracia de Dios que trae salvación a todos los hombres se manifestó, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo templada, justa ypíamente”. (Tito 2:11-12).  “Porque la ley por Moisés fue dada, más la gracia y la verdad por Jesucristo fue hecha”. (Juan 1:17).  Un cristiano para guardarse salvo, debe caminar con Dios y guardarse en el amor de Dios (Judas 21), y en lagracia de Dios. La Palabra “gracia” significa “favor”. Cuando una persona comete transgresión y peca contra Dios, pierde Su favor. Y si continúa cometiendo pecado y no se arrepiente, finalmente se perderá y será lanzado al lago de fuego. (Léase Juan 15:2. II Pedro 2:20-21). Judas habla de los que se tornaron atrás en su día y de su recompensa. (Léase también Hebreos 6:4-6). “Porque por gracias sóis salvos por la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios”. (Efesios 2:8).  RESTITUCIÓN DE TODAS LAS COSAS  Entendemos que la Escritura enseña la restitución de todas las cosas, que Dios ha hablado por boca de todos sus santos profetas desde el principio del mundo. (Hechos 3:21). Pero no podemos encontrar donde el Diablo, sus ángeles y todos los pecadoresestánincluidos. (Véase Apocalipsis 20:10).  SOCIEDADES SECRETAS ETC.  De conformidad con la palabra de Dios, creemos firmemente y sostenemos que el pueblo de Dios no debería tener ninguna conexión con sociedades secretas o cualquier otra organización o cuerpo en el cual exista un compañerismo con los incrédulos unidos por un voto o juramento.  Pero sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni por ningún otro juramento; sino que vuestro sí sea sí, y vuestro no sea no, para que no caigáis en condenación. (Santiago 5:12).  SOMOS TEMPLO DEL DIOS VIVIENTE  14 No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? 15 ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? 16 ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo. 17 Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, 18 Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso. (2 Cor. 6:14-18).  DISCRIMINACIÓN RACIAL  Creemos que en el cuerpo del Señor Jesucristo que es su IGLESIA, no existe la discriminación racial, en consecuencia el Pueblo de Dios, se compone de creyentes de todo color y categoría. En Cristo ya no hay ni siervo ni libre.  LA TRASLACIÓN DE LOS SANTOS  Creemos que se está acercando el tiempo de la aparición del Señor; entonces los muertos en Cristo se levantarán, y nosotros los que quedamos seremos arrebatados con ellos para encontrar al Señor en el aire.  El Arrebatamiento de la Iglesia  Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. 14 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. 15 Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. 16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. (I Tesalonicenses 4:13-17).  He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, 52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. 53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. 54 Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. (I Corintios 15:51-54).  Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; 21 el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas. (Filipenses 3:20-21).  Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga. (1 Corintios 11:26).   Enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, 13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo. (Tito 2:12-13).   OFRENDAS Y DIEZMOS  Creemos que el diezmo es el plan financiero de Dios para proveer Su obra y ha existido desde los días de Abraham. El Diezmo vino bajo Abraham por fe; la ley de Moisés lo ordenó, e Israel lo practicó cuando estaban bien con Dios; Jesús lo aprobó (Mateo 23:23). Y Pablo habló de apartar conforme Dios prosperara. No debemos robar a Dios su porción, es decir, los diezmos y las ofrendas. (Léase Malaquías 3).   LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO   Pero en aquellos días, después de aquella tribulación, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, 25 y las estrellas caerán del cielo, y las potencias que están en los cielos serán conmovidas. 26 Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en las nubes con gran poder y gloria. (Marcos 13:24-26).  Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. (Mateo 24:30).   He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él.Sí, amén. (Apocalipsis 1:7).  Después saldrá Jehová y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla.  4  Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur.  5  Y huiréis al valle de los montes, porque el valle de los montes llegará hasta Azal; huiréis de la manera que huisteis por causa del terremoto en los días de Uzías rey de Judá; y vendrá Jehová mi Dios, y con él todos los santos.  9  Y Jehová será rey sobre toda la tierra. En aquel día Jehová será uno, y uno su nombre. (Zacarias 14:3-5,9).  EL MILENIO (1,000 Años del Reinado de Cristo).  Creemos además, que para la angustia sobre la tierra es el “principio de dolores” y se tornará más intensa hasta que habrá un tiempo de aflicción cual nunca fue desde el principio del mundo hasta ahora, ni será (Mateo 24:3-8, Daniel 12:1), y este período de tribulación será seguido del amanecer de un día mejor en la tierra y esto por mil años y habrá paz en la tierra y buena voluntad. (Apocalipsis 20:1-5; Mateo 5:5; Daniel 7:27; Miqueas 4:1-2; Hebreos 2:1-4, Romanos 11:25-27).  CIELOS NUEVOS y TIERRA NUEVA  Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento. 18 Mas os gozaréis y os alegraréis para siempre en las cosas que yo he creado; porque he aquí que yo traigo a Jerusalén alegría, y a su pueblo gozo. 19 Y me alegraré con Jerusalén, y me gozaré con mi pueblo; y nunca más se oirán en ella voz de lloro, ni voz de clamor. 20 No habrá más allí niño que muera de pocos días, ni viejo que sus días no cumpla; porque el niño morirá de cien años, y el pecador de cien años será maldito. 21 Edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas. 22 No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos. 23 No trabajarán en vano, ni darán a luz para maldición; porque son linaje de los benditos de Jehová, y sus descendientes con ellos. 24 Y antes que clamen, responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído. 25 El lobo y el cordero serán apacentados juntos, y el león comerá paja como el buey; y el polvo será el alimento de la serpiente. No afligirán, ni harán mal en todo mi santo monte, dijo Jehová. (Isaías 65:17-25).  Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más.  4  Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. (Apocalipsis 21:1,4).   JUICIO FINAL  Cuando los mil años terminen, habrá una resurrección de todos los muertos, los cuales serán reunidos delante del Trono Blanco para juicio final, y todos aquellos cuyos nombres no sean hallados en el Libro de la Vida, serán lanzados en el lago de fuego ardiendo con azufre, que Dios ha preparado para el Diablo y sus ángeles.   El Juicio del Anticristo, El Falso Profeta y Satanas  Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión, 8 y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. 9 Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió. 10 Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos. (Apocalipsis 20:7-10).  El Juicio de Toda Persona ante el gran trono blanco   11 Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. 12 Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. 13 Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. 14 Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. 15 Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego. (Apocalipsis 20:11-15).  8 Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. (Apocalipsis 21:8).  Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. (Mateo 25:41).  Colosenses 3:17

PREAMBULO

Creemos que la Biblia es inspirada por Dios, la infalible Palabra de Dios. "Toda Escritura es inspirada divinamente y útil para redargüir, para corregir, para instruir en Justicia." (2 Timoteo 3:16).

La Biblia es la única autoridad dada por Dios que el hombre posee, y por lo tanto, toda doctrina, fe, esperanza, y toda instrucción para la Iglesia debe basarse en la Biblia y estar en armonía con ella. Debe ser leída por todos los hombres en cualquier parte, y solamente la pueden entender claramente aquellos que están ungidos con el Espíritu Santa. (1 Juan 2:27).

“Ninguna profecía de la Escritura es de particular interpretación, porque la profecía no fue en los tiempos pasados traída por voluntad humana, sino los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.” (2 Pedro 1:20,21).

UN SOLO DIOS VERDADERO

Creemos en El único Dios viviente, eterno, infinito en poder, santo en naturaleza, atributos y propósitos; y que posee divinidad absoluta e indivisible.  Este Dios verdadero se ha revelado a SÍ mismo como Padre en la creación; Hijo en la redención; y como el Espíritu Santo por emanación.

“El Primer mandamiento de todos es: Oye, Israel, elSeñor nuestro Dios, el Señor uno es.” (Marcos 12:29; Deuteronomio 6:4). 

 “6 para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.” (I Corintios 8:6)

“Un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.” (Efesios 4:6).

EL HIJO DE DIOS

Creemos que este único Dios verdadero Jehová del Antiguo Testamento, tomó sobre Sí mismo la forma de hombre, se manifestó en la carne, es decir en su hijo Jesucristo, el cual nació de la virgen María. Jesús por parte de su Padre era Divino, por parte de su madre, humano; por eso fue conocido como el Hijo de Dios y también como el Hijo del Hombre. El Apóstol Pablo y Juan lo dicen:

“Y sin contradicción, grande es el misterio de la piedad: Dios ha sido manifestado en carne; ha sido justificado con el Espíritu; ha sido visto de los ángeles; ha sido predicado a los gentiles; ha sido creído en el mundo; ha sido recibido en Gloria”. (I Timoteo 3:16).

“En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. A los suyos vino y los suyos no le recibieron. ” (Juan 1:10, 11).

“Que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.” (II Corintios 5:19).

Creemos que el Padre Jehová del Antiguo Testamento el cual es Espíritu estaba en Cristo, en el velo de Carne, el cual es su cuerpo. Por lo tanto, Jesús en su humanidad era hombre; en su Divinidad era y es Dios. Su carne era el cordero o el sacrificio de Dios. Él es el único mediador entre Dios y el hombre.

“Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad.” (Colosenses 2:9).  

“Por cuanto agradó al Padre que en Él habitase toda la plenitud (Colosenses 1:19). “Porque hay un Dios, a sí mismo un mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”.  (I Timoteo 2:5).

EL NOMBRE de DIOS

Dios usó diferentes títulos, como se refleja en el idioma Hebreo veamos:

·       “Yahweh”= Jehova.

·       “Elohim”= Dios.

·       “El Shaddai”= Dios Todopoderoso.

Esto mismo sucede con los nombres de Dios en el lenguaje Griego:

·       “Theos”= Dios,

·       “Kyrios”= Señor,

·       “Theos Pantokrator” = Todopoderoso.

Jehová fue el nombre que Dios uso como Redentor de Israel en el Antiguo Testamento. Esto se puede ver cuando Moisés le pregunto a Dios por su nombre, antes de ir a sacar al pueblo de Dios de Egipto.

15 Además dijo Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos. (Éxodo 3:15).

Dios prometió que tomaría un nombre nuevo en su futura manifestación para venir a salvar a todos los pecadores que estábamos perdidos sin Dios.

“Por tanto, mi pueblo sabrá mi nombre por esta causa en aquel día; porque yo mismo que hablo, he aquí estaré presente.” (Isaías 52:6)

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.” (Isaías 9:6).  

Esta profecía de Isaías tuvo su cumplimiento cuando nació el hijo de Dios y se le puso nombre, el cual es sobre todo nombre. Todos deberán reconocer la autoridad de este nombre.

“Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.” (Mateo 1:21).

9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. (Filipenses 2:9-11).

CREACIÓN DEL HOMBRE Y SU CAÍDA

En el principio Dios creó al hombre inocente, puro y santo. El hombre no es el fruto de una Evolución, sino el plan maestro de un Creador (Dios)  por la complejidad de todo lo que el hombre es, un ser único, pensante e inteligente como ningún otro ser.

Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. (Génesis 1:27).  

Pero por el pecado de desobediencia, Adán y Eva, los primeros de la raza humana, cayeron de su santo estado, y Dios los expulsó del Edén. Desde entonces por la desobediencia de un hombre, el pecado entró en el mundo y por el pecado la muerte a todos los hombres. Esta muerte no solo es la física sino también la muerte espiritual, o la separación de Dios como se lee en los siguientes versículos.

Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, (Romanos 3:23).

Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. (Romanos 5:12).  

ARREPENTIMIENTO Y CONVERSIÓN

El arrepentimiento genuino, confesión y abandono de los pecados es el medio que Dios dio al hombre para volver a entrar en su plan de Salvación. Solo así somos justificados por la fe en el Señor Jesucristo. Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe. (Efesios 2:8-9).

Juan el Bautista predicó el arrepentimiento. Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento. (Mateo 3:8)

Jesús proclamó el Arrepentimiento y el perdón de pecados. y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. (Lucas 24:47).

Los Apóstoles lo enfatizaron tanto a Judíos como a Gentiles. Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. (Hechos 2:38, 17:30).

Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan. (Hechos 17:30).

La palabra “arrepentimiento” viene de varias palabras Griegas que significan cambios de miras y propósitos, cambio de corazón, cambio de mente,  cambio de vida, transformación, etc. Sin Arrepentimiento toda persona se perderá, tal como lo enseno Jesús.

Jesús dijo: “si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. (Lucas 13:3).

BAUTISMOEN AGUA

La manera escritural del bautismo es por inmersión, y es solo para aquellos que se han arrepentido, completamente, apartándose de sus pecados y amor al mundo. Debe ser administrado por un ministro debidamente autorizado (del Evangelio) en obediencia a la Palabra de Dios y en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, de acuerdo con los Hechos de los Apóstoles, pues esta es la obediencia al mandamiento en (Mateo 28:19), de Bautizar en el Nombre NO en los Títulos de Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Los Judíos fueron Bautizados en el Nombre de Jesús. Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. (Hechos 2:38).

Los Samaritanos fueron Bautizados en el nombre de Jesús. Porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús. (Hechos 8:16).

Los Gentiles fueron Bautizados en el nombre de Jesús. Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días. (Hechos 10:48).

Discípulos de Juan fueron Bautizados por Pablo en el nombre de Jesús. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. (Hechos 19:5).

EL BAUTISMO DEL ESPÍRITU SANTO

Juan el Bautista lo anuncia en Mateo 3:11 dijo: “El os bautizará en Espíritu Santo y en fuego”.

Jesús lo prometió a sus discípulos en Hechos 1:15 dijo: “Vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo no muchos días después de estos”.

Lucas nos dice que Los Discípulos lo recibieron en Hechos 2:4, “fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas (idiomas), como el Espíritu les daba que hablasen”.

Los términos “bautizar en el Espíritu Santo y en fuego”, y “llenos del Espíritu Santo”, y el “don del Espíritu Santo”, son términos sinónimos usados indistintamente en la Biblia.

Es escritural esperar que todos los que reciben el don, son llenos, o reciben el bautismo del Espíritu Santo, reciban la misma señal física e inicial de hablar en otras lenguas.  El hablar en otras lenguas, como se relata en Hechos 2:4, 10:46, y 19:6, y el don de lenguas como se explica en I de Corintios capítulos 12 y 14, son los mismos en esencia, pero diferentes en uso y propósito.

El Señor por medio del profeta Joel dijo: “derramaré mi Espíritu sobre toda carne…” (Joel 2:28).

Pedro, al explicar esta fenomenal experiencia, dijo: “recibiendo del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado (Jesús) esto que vosotros véis y oís”. (Hechos 2:33). Y más adelante, “para vosotros es la promesa y para vuestros hijos ypara todos los que están lejos para cuantos él Señor nuestro Dios llamare”. (Hechos 2:39).

DOCTRINA FUNDAMENTAL

La doctrina básica y fundamental de esta organización en la que trabajamos para nuestro Dios, será el modelo bíblico de salvación completa, que consiste en arrepentimiento, bautismo en agua por inmersión en el nombre del Señor Jesucristo, y el bautismo del Espíritu Santo con la señal inicial de hablar en otras lenguas como el Espíritu de que se hablen.

Nos esforzamos para guardar la unidad del Espíritu, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe, y al mismo tiempo amonestamos a todos los hermanos a no contender por sus diferentes puntos de vista desuniendo así el cuerpo.

SANIDAD DIVINA

El primer pacto que el Señor (Jehová) hizo con los hijos de Israel, después de haberlos sacado de Egipto, fue un pacto de sanidad. El Señor dijo: “Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios (Jehová – Rapha, el Señor Sana), e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envíe a los Egipcios te enviaré a ti; porque Yo soy Jehová tu Sanador”. (Éxodo 15:26).

En algunas traducciones se lee: “Porque Yo soy Jehová tu médico”, siendo él, nuestro médico o doctor, tenemos el más capacitado de todo el mundo. Nuestro Señor Jesucristo rodeó Galilea, “predicando el Evangelio del Reino, y sanando toda enfermedad, ytoda dolencia en el pueblo”. (Mateo 4:23, 24). “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos” (Hebreos 13:8).

Los sufrimientos vicarios del Señor Jesucristo pagados para la sanidad de nuestros cuerpos fueron los mismos que para la salvación de nuestras almas, porque “por su llaga fuimos nosotros curados”. (Isaías 53:5). En (Mateo 8:17), se lee: “Él mismo tomó nuestras enfermedades y llevó nuestras dolencias”. Véase también (I Pedro 2:24). Por lo anterior vemos que la sanidad divina para el cuerpo está en expiación.

Siendo cierto esto, entonces es para todos los que creen. Jesús dijo hablando a los creyentes: “…sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán”. Más tarde Santiago escribió en su epístola a todas las iglesias: ¿Está alguno entre vosotrosenfermo? Llame a los ancianos de la Iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si estuviere en pecado, le serán perdonados. Confesaos vuestras faltas unos a otros, y rogad los unos por los otros, para que seáis sanos. La oración del justo obrando eficazmente puede mucho” (Santiago 5:14-16).

SACRAMENTO O COMUNIÓN

La noche en que fue entregado el Señor, comió la cena pascual con sus Apóstoles. Después de lo cual instituyó el sacramento. “Y tomando el pan, habiendo dado gracias, partió y les dió, diciendo: Este es mi cuerpo que por vosotros es dado: haced esto en memoria de mí. Así mismo también tomó el vaso, después que hubo cenado, diciendo: Este vaso es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama”. (Lucas 22:19, 20). Pablo instruyó a la iglesia cómo observarla. (I Corintios 11:23-34). Así fue instituido el uso de pan literal y el fruto de la vid, los cuales se toman literalmente, como emblemas de su Cuerpo partido y Su sangre derramada. Hay también un significado espiritual y una bendición al participar del Sacramento.

LAVADO DE PIES

Después que hubieron cenado, leemos: “Se levantó de la mesa, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. Luego puso agua en unlebrillo, ycomenzó a lavar los pies a los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido”. Juan 13:4-5

Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. (Juan 13:14-15).

Este primer ejemplo fue dado por Nuestro Señor, y es una institución divina. Debemos seguir este ejemplo lavándonos los pies los unos a los otros; y esto manifestando el espíritu de humildad.

LA SANTIDAD

Vivir piadosamente debe caracterizar la vida de todo hijo del Señor, y debemos vivir de acuerdo con el modelo y ejemplo dado en la Palabra de Dios. “Porque la gracia de Dios que trae salvación a todos los hombres se manifestó, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo, sobria, justa, y piadosamente”. (Tito 2:11-12). “Porque para esto soisllamados; pues que también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que vosotros sigáis sus pisadas. El cual no hizo pecado; ni fue hallado engaño en su boca; quien cuando le maldecían, no retornaba maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino remitía la causa al que juzga justamente”. (I Pedro 2:21-23).

“Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor”. (Hebreos 12:14).

“Sino como aquel que os ha llamado es santo, sed también vosotros santos en toda conversación: Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. Y si invocáis por Padre a aquél que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conversad en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación: Sabiendo que habéis sido rescatados de vuestra vana conversación, la cual recibistéis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata; sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación”. (1 Pedro 1:15-19).

Desaprobamos completamente que nuestro pueblo se mezcle en cualquier actividad que no esté de acuerdo con un buen cristiano y una vida piadosa, tales como teatro, bailes, baños mixtos, corte de cabello en las mujeres, maquillajes y cualquier vestido que inmodestamente exponga el cuerpo. Amonestamos a todos nuestros creyentes que se abstengan de cualquiera de estas prácticas en interés del progreso espiritual y de la pronta venida del Señor, por su Iglesia.

MATRIMONIO Y SEXUALIDAD

Creemos que el término "matrimonio" tiene un solo significado y que es aquella relación aprobada por Dios, que une a un hombre y una mujer exclusiva y únicamente conforme a las Escrituras.

Creemos que Dios estableció la intimidad sexual con la intención que ocurriera solamente entre un hombre y una mujer que estén casados entre ellos. También, creemos que ninguna actividad sexual se debería de llevar acabo fuera del matrimonio.

Creemos que cualquier forma de inmoralidad sexual, tales como adulterio, fornicación, homosexualidad, conducta bisexual, bestialismo, incesto, pornografía o cualquier intento de  cambiar el sexo, o incongruencias en el sexo biológico es pecaminoso y ofensiva a Dios (Romanos 1:24-27; 1 Corintios 6:9; Hebreos 13:4).

Creemos que para preservar la integridad moral y la función de la Iglesia como cuerpo de Cristo en la comunidad y para proveer modelos de conducta en las antes mencionadas, es sumamente importante que todas las personas empleadas por la iglesia a cualquier nivel de servicio o como voluntarios deberán someterse y estar de acuerdo a las creencias descritas acerca del matrimonio y la sexualidad y conducir su conducta de acuerdo a ellas.

Creemos que Dios ofrece redención y restauración a todo aquel que confiesa y abandona su pecado, buscando misericordia y perdón a través de Jesucristo.

Creemos que a cada persona se le debe brindar compasión, amor, bondad, respeto y dignidad. Comportamientos y actitudes como odio y acosamiento dirigidos hacia cualquier individuo debe ser repudiada y no están de acuerdo con las Escrituras, ni la doctrinas de la Iglesia. 

LA GRACIA DE DIOS

“Porque la gracia de Dios que trae salvación a todos los hombres se manifestó, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo templada, justa ypíamente”. (Tito 2:11-12).

“Porque la ley por Moisés fue dada, más la gracia y la verdad por Jesucristo fue hecha”. (Juan 1:17).

Un cristiano para guardarse salvo, debe caminar con Dios y guardarse en el amor de Dios (Judas 21), y en lagracia de Dios. La Palabra “gracia” significa “favor”. Cuando una persona comete transgresión y peca contra Dios, pierde Su favor. Y si continúa cometiendo pecado y no se arrepiente, finalmente se perderá y será lanzado al lago de fuego. (Léase Juan 15:2. II Pedro 2:20-21). Judas habla de los que se tornaron atrás en su día y de su recompensa. (Léase también Hebreos 6:4-6). “Porque por gracias sóis salvos por la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios”. (Efesios 2:8).

RESTITUCIÓN DE TODAS LAS COSAS

Entendemos que la Escritura enseña la restitución de todas las cosas, que Dios ha hablado por boca de todos sus santos profetas desde el principio del mundo. (Hechos 3:21). Pero no podemos encontrar donde el Diablo, sus ángeles y todos los pecadoresestánincluidos. (Véase Apocalipsis 20:10).

SOCIEDADES SECRETAS ETC.

De conformidad con la palabra de Dios, creemos firmemente y sostenemos que el pueblo de Dios no debería tener ninguna conexión con sociedades secretas o cualquier otra organización o cuerpo en el cual exista un compañerismo con los incrédulos unidos por un voto o juramento.

Pero sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni por ningún otro juramento; sino que vuestro sí sea sí, y vuestro no sea no, para que no caigáis en condenación. (Santiago 5:12).

SOMOS TEMPLO DEL DIOS VIVIENTE

14 No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? 15 ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? 16 ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo. 17 Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, 18 Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso. (2 Cor. 6:14-18).

DISCRIMINACIÓN RACIAL

Creemos que en el cuerpo del Señor Jesucristo que es su IGLESIA, no existe la discriminación racial, en consecuencia el Pueblo de Dios, se compone de creyentes de todo color y categoría. En Cristo ya no hay ni siervo ni libre.

LA TRASLACIÓN DE LOS SANTOS

Creemos que se está acercando el tiempo de la aparición del Señor; entonces los muertos en Cristo se levantarán, y nosotros los que quedamos seremos arrebatados con ellos para encontrar al Señor en el aire.

El Arrebatamiento de la Iglesia

Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. 14 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. 15 Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. 16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. (I Tesalonicenses 4:13-17).

He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, 52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. 53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. 54 Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. (I Corintios 15:51-54).

Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; 21 el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas. (Filipenses 3:20-21).

Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga. (1 Corintios 11:26). 

Enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, 13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo. (Tito 2:12-13). 

OFRENDAS Y DIEZMOS

Creemos que el diezmo es el plan financiero de Dios para proveer Su obra y ha existido desde los días de Abraham. El Diezmo vino bajo Abraham por fe; la ley de Moisés lo ordenó, e Israel lo practicó cuando estaban bien con Dios; Jesús lo aprobó (Mateo 23:23). Y Pablo habló de apartar conforme Dios prosperara. No debemos robar a Dios su porción, es decir, los diezmos y las ofrendas. (Léase Malaquías 3).

 LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO

 Pero en aquellos días, después de aquella tribulación, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, 25 y las estrellas caerán del cielo, y las potencias que están en los cielos serán conmovidas. 26 Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en las nubes con gran poder y gloria. (Marcos 13:24-26).

Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. (Mateo 24:30). 

He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él.Sí, amén. (Apocalipsis 1:7).

Después saldrá Jehová y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla. 4 Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur. 5 Y huiréis al valle de los montes, porque el valle de los montes llegará hasta Azal; huiréis de la manera que huisteis por causa del terremoto en los días de Uzías rey de Judá; y vendrá Jehová mi Dios, y con él todos los santos. 9 Y Jehová será rey sobre toda la tierra. En aquel día Jehová será uno, y uno su nombre. (Zacarias 14:3-5,9).

EL MILENIO (1,000 Años del Reinado de Cristo).

Creemos además, que para la angustia sobre la tierra es el “principio de dolores” y se tornará más intensa hasta que habrá un tiempo de aflicción cual nunca fue desde el principio del mundo hasta ahora, ni será (Mateo 24:3-8, Daniel 12:1), y este período de tribulación será seguido del amanecer de un día mejor en la tierra y esto por mil años y habrá paz en la tierra y buena voluntad. (Apocalipsis 20:1-5; Mateo 5:5; Daniel 7:27; Miqueas 4:1-2; Hebreos 2:1-4, Romanos 11:25-27).

CIELOS NUEVOS y TIERRA NUEVA

Porque he aquí que yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento. 18 Mas os gozaréis y os alegraréis para siempre en las cosas que yo he creado; porque he aquí que yo traigo a Jerusalén alegría, y a su pueblo gozo. 19 Y me alegraré con Jerusalén, y me gozaré con mi pueblo; y nunca más se oirán en ella voz de lloro, ni voz de clamor. 20 No habrá más allí niño que muera de pocos días, ni viejo que sus días no cumpla; porque el niño morirá de cien años, y el pecador de cien años será maldito. 21 Edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas. 22 No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos. 23 No trabajarán en vano, ni darán a luz para maldición; porque son linaje de los benditos de Jehová, y sus descendientes con ellos. 24 Y antes que clamen, responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído. 25 El lobo y el cordero serán apacentados juntos, y el león comerá paja como el buey; y el polvo será el alimento de la serpiente. No afligirán, ni harán mal en todo mi santo monte, dijo Jehová. (Isaías 65:17-25).

Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. 4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. (Apocalipsis 21:1,4). 

JUICIO FINAL

Cuando los mil años terminen, habrá una resurrección de todos los muertos, los cuales serán reunidos delante del Trono Blanco para juicio final, y todos aquellos cuyos nombres no sean hallados en el Libro de la Vida, serán lanzados en el lago de fuego ardiendo con azufre, que Dios ha preparado para el Diablo y sus ángeles. 

El Juicio del Anticristo, El Falso Profeta y Satanas

Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión, 8 y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. 9 Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió. 10 Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos. (Apocalipsis 20:7-10).

El Juicio de Toda Persona ante el gran trono blanco 

11 Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. 12 Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. 13 Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. 14 Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. 15 Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego. (Apocalipsis 20:11-15).

8 Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. (Apocalipsis 21:8).

Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. (Mateo 25:41).

Colosenses 3:17